Another Year Older

¿Eres un introvertido y te sientes fuera de lugar en una iglesia creada para extrovertidos? Lee este articulo y encuentra una solución...

Tengo una confesión que hacerles: Siempre me va muy mal en Haciendo Amigos.

Haciendo Amigos es un tiempo que tenemos durante los cultos por la mañana de los domingos en la iglesia, en el cual extendemos el “buenos días” y apretón de manos a 15 minutos tomándonos un café o té, saludando a la gente a nuestro alrededor, e, idealmente, presentándonos a nuevas personas y conociéndolas mejor.

Me va muy bien en la parte de tomarme un café o un té. Pero en la parte de hablar con toda la congregación, no tanto. A veces yo intento. A veces me demoro mucho tiempo en la mesa con él te esperando a que pase el tiempo y me pueda volver a sentar.

La confesión anterior puede llevarlo a creer que yo soy una persona tímida. No lo soy. Disfruto a las personas y conocerlas también me gusta mucho. No tengo problemas expresando mi opinión y pensamientos, aun los controversiales, y cuando estamos en los estudios bíblicos tengo que morderme la lengua para darle oportunidad a los demás de responder a las preguntas.

Recito poesía y narrativa con el ballet Soli Deo Gloria varias veces al año, y también soy su vocero, y ni siquiera se me llena el estomago de mariposas cuando me toca hablar a un auditorio repleto de personas. Además, desde que era un niño, he sido el que ha hecho el mayor esfuerzo en asegurarse de que la gente sea bien recibida y saludada de la mejor forma.

No soy tímido. Lo que soy es un introvertido. Y a veces en la iglesia, eso puede ser un problema.

 

El introvertido al desnudo

Un “introvertido," es definido por el sistema de personalidad Myers-Briggs, como una persona que es más orientada a los pensamientos que a las acciones y obtiene energía pasando tiempo a solas. Algunas personas discuten que Jesús pudo haber sido un introvertido: El a menudo se retiraba para pasar tiempo a solas con Su Padre; El se relacionaba con las muchedumbres de la forma que un introvertido con metas claras lo haría (enseñar, acercarse uno a uno, y retirarse para estar a solas o con amigos cercanos).

Aunque la característica definitiva de la introversión es una necesidad por pasar tiempo a solas y recargar las baterías, los introvertidos comparten un montón de características más: A menudo son lentos para hablar. Piensan las cosas muy bien. Son artísticos y sensibles. Forman relaciones cercanas y profundas, les va muy mal en conversaciones casuales o sin sentido, y tampoco les va muy bien cuando están con mucha gente a la vez.

Lo que me trae de regreso al evento Haciendo Amigos. No me va mal en esto porque no me importen las personas. Solo es que 17 años después de estar trabajando en mis habilidades para conversar, todavía soy culpable de hacer sentir a las personas de una forma extraña, luego de que los saludo y se me acaban las palabras para decir. Nos quedamos parados ahí haciendo ummmm y emmmmm todo el tiempo restante del evento, aunque yo intento con fuerza ser amigable no ayuda el hecho de que el gentío y el ruido son físicamente sobrecogedores para mí — Me va mucho mejor teniendo conversaciones cuando no hay 300 personas a mi alrededor haciendo lo mismo.

Haciendo Amigos es solo una tradición entre muchas que le hacen las cosas difíciles a los introvertidos como yo participar completamente de la vida en iglesia. En un artículo reciente del Huffington Post llamado "Para los adoradores tímidos, la iglesia puede ser sobrecogedora" el estudiante de posgrado Daniel Perett dice que en la iglesia evangélica moderna, se espera que "Si el espíritu santo está trabajando en su vida... usted debe ser un extrovertido."

La mayor parte de la vida en iglesia está enfocada hacia los extrovertidos. Somos animados a  hablar abiertamente sobre todo lo que Dios este haciendo en nuestras vidas, a orar fuerte y claro por largos periodos de tiempo, a responder gritando a preguntas lanzadas desde el pulpito, a involucrarnos en muchas actividades diferentes, "alcanzar," mezclarse y compartir, y disfrutar juegos tontos en el grupo de solteros. En muchas formas, la iglesia es un mundo para los extrovertidos.

Entonces que se supone que haga un introvertido?

 

No entre en pánico (o abandone la iglesia)

Primero, lo que no debe hacer un introvertido: disculparse por ser así o no tomar responsabilidad por sus actos.

La introversión, como característica personal, fue creada por Dios de la misma forma que la extroversión lo fue. Y Pablo lo hace muy claro al expresar que la diversidad de dones en la iglesia es algo bueno:

Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.

Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos.

Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato?   (1 Corintios 12:12–17)

Todos necesitamos los unos a los otros; sentirse culpable por la forma en la que somos es un desperdicio de nuestra energía. Y en realidad, las escrituras promueven varias practicas que le salen más naturalmente a los introvertidos que a los demás: esperar antes de hablar (Prov. 17:28), orar en privado (Mateo 6:6), y pensar las cosas bien (Prov. 18:13), por nombrar algunas.

Por el otro lado, no podemos usar la introversión para disculparnos de nuestras responsabilidades. Como introvertidos, si tenemos que compartir lo que esta hacienda Dios en nuestras vidas para animar a los demás, acercarnos a nuestras comunidades, conocer nuevas perronas, y salirnos de nuestras zonas de comodidad de muchas formas diferentes. Si, es muy incomodo. Pero "En el temor del SEÑOR hay fuerte confianza; " (Prov. 14:26).

Habiendo dicho esto, intentar hacer que una nariz actué como un pie es una pérdida de tiempo. Si en realidad queremos ser efectivos en el ministerio — y salir más de la iglesia — hay algunas cosas muy practicas que los introvertidos pueden hacer.

 

Este a solas primero

Mi gran tentación es dormir hasta tarde los domingos por la mañana, levantarme, e irme para la iglesia 15 minutos después de salir de la cama. Pero últimamente he comenzado una nueva práctica: levantarme más temprano par así pasar un tiempo leyendo la biblia y orando antes de ir a la iglesia.

Para que pasar tiempo de iglesia antes de ir a la iglesia, usted tal vez se esté preguntando? La razón es poder enfocarme mejor. Las multitudes son tan desorientadoras para mí que me es completamente imposible entrar en adoración o concentrarme en Dios. Si organizo mi enfoque primero, antes de estar en la compañía de alguien más, soy más capaz de llevarme ese enfoque con migo para la iglesia — y con mi enfoque en la Cabeza del Cuerpo, soy mucho más capaz de participar en el Cuerpo.

 

El Equipo para Conversar

Recientemente tuve una idea que significo el final de mi fracaso en Haciendo Amigos: El equipo conversador. Yo tengo una buena amiga en la iglesia que es muy extrovertida. Ella es excelente conversando. Ella as maravillosa pensando rápidamente y encontrando personas nuevas. Yo, por el otro lado, soy mejor contribuyendo a una conversación que ya ha comenzado. Muchas veces, por puro accidente, hemos terminado siendo un gran equipo. Ella comienza a hablar y relaja a la persona; yo me encargo de ahí en adelante.

Mi idea? Hacer esto a propósito y no por accidente. A quien conoces que es extrovertido? Como se  podrían unir para beneficiarse el uno del otro? Cuando están en un multitud, porque no se van a conocer personas juntas? Hable con sus amigos extrovertidos de sus luchas, y vean cómo se pueden ayudar. Puede que aprendan cosas el uno del otro.

 

Vete a un retiro

Estoy muy seguro de que si usted me pudiera dar mil años de reuniones los domingos por la mañana, yo nunca me conectaría de una forma importante con alguna de las personas ahí. Si voy a hacer amigos y entrar en la vida de la iglesia, tengo que tomar pasos para conocer a las personas en ambientes más pequeños y personales.

Los retiros son grandiosos, especialmente cuando esta compartiendo el cuarto con alguien que usted no conoce y tiene que compartir el comedor con extraños. En casa, pequeños grupos o equipos especializados de ministerio pueden cumplir el mismo propósito.

Como introvertidos que somos, necesitamos ponernos en situaciones a propósito en las cuales podamos conocer personas nuevas y aprender de ellas — y donde, a la inversa, ellas puedan ser ministradas por nosotros.

 

Dese descansitos

Me fascinan las personas, y estoy relacionado con muchas de ellas — más o menos 100 tan solo en mi familia extendida. A veces, muchos vienen a la casa de mis padres y pasamos tiempo juntos. Me gusta mucho. Pero es sobrecogedor para mí. Me gustan las conferencias grandes y los grupos también, pero yo me paso parte del tiempo pensando como escapar.

El secreto que he descubierto, es darme espacio para respirar. Demorarme un ratico más en la mesa del té, irme al baño más veces de las necesarias. Siéntese en la cama de su habitación con la puerta cerrada durante 5 minutos. Ore un rato. Duérmase un momento si quiere.

Luego salga y regrese con las personas. Darse un tiempo puede ayudarle a descansar y evitar el cansancio para así tratar mejor con las personas. Y no siempre vaya solo. A veces, invite a alguien más a salirse para que tenga con quien conectarse afuera del gentío.

 

Pida un cargo

Hace mucho tiempo, visite un pequeño ministerio de la zona. Era muy extraño, pero lo logre superar. Con unas visitas más, el lugar me intrigo, y lentamente llegue a conocer varias personas.

Luego ellos me dieron un cargo — varios, en realidad. Asistente del director del Ministerio de Comidas y Líder de alabanza de reemplazo los miércoles por la noche. Tomar un cargo, con un propósito claro y visible, lo hizo mucho más fácil para mí poder socializar. Estoy bien cuando se cual es el punto — que tengo un trabajo por hacer y que puedo interactuar mientras lo realizó. Me mantengo en lo que considero trabajo con sentido — mucho más de lo que me mantengo en juegos tontos o simples reuniones sociales. La visibilidad se significo que muchas personas se me acercaban, permitiéndome ministrarles de muchas formas más que si me hubiera quedado sentado en las sillas.

Tiene la iglesia una posición que usted pueda llenar? Puede servir el café, pararse en la puerta y saludar, cantar con el equipo de alabanza, dirigir la biblioteca, ayudar a dirigir el estudio bíblico? Pregunte donde usted puede servir. Le ayudara.

 

Sea para la gloria de Dios

Cuando pienso en mis amigos introvertidos, sonrió y pienso de qué forma tan increíble Dios los creo a cada uno de ellos. Veo los dones que vienen con la introversión y soy bendecido por ellos. Soy bendecido por su arte, su sensibilidad, sus procesos profundos y controversiales de pensamiento, su determinación entregada por vivir con valores. Yo espero poder ser como ellos.

Los introvertidos tienen un lugar especial en el Cuerpo de Cristo. Puede que tome un esfuerzo extra, pero colóquese en un lugar donde usted pueda servir y participar de la vida en comunidad. Conozca más personas para que así pueda compartir lo que está en su corazón. Traiga sus profundos pensamientos al estudio bíblico. Enséñele a los demás uno a uno. Cante, baile, pinte, escriba, enseñe. Vuélvase un guerrero de la oración, pasando su tiempo a solas intercediendo por otros y acercándose  a Dios. Modere y balancee a los extrovertidos y  agradézcale a Dios por ellos — también los necesitamos.

Al final, el cuerpo de Cristo son muchas cosas esplendidas. Al ser quienes somos en alineación con Su voluntad, podemos honrar, glorificar, y disfrutar al Señor — y Su gente.

Fuente