Another Year Older

El camino a la libertad está determinado por la capacidad de actuar libremente sin prejuicios, admitiendo nuestra realidad como personas, ya sea que esta no deje nada que desear, o que podamos mostrarla como una obra que se perfecciona día tras día.

La libertad es un camino que se nos ofrece desde el primer día de nuestro nacimiento, de hecho uno de los derechos fundamentales del hombre y del ciudadano es la Libertad, y Dios también la ofrece con el inmensurable amor que nos ofrece a través de la crucifixión, muerte y resurrección de Cristo, pasos que a nivel espiritual debemos llevar a cabo todos los días de nuestra vida.

Lo que quiero a continuación transmitir, son los pasos necesarios para alcanzar la libertad en diferentes campos, sea el espiritual, estudiantil, familiar, sexual entre otros.

1. La libertad viene por el hecho de admitir que estamos fuera de control de nuestras vidas.

Es necesario reconocer que no somos capaces de tener una vida íntegra, perfecta por la naturaleza de nuestra humanidad imperfecta.

2. La libertad viene por pedirla a Dios, ser sinceros con Él.

Debemos pedir para recibir, debemos estar dispuestos a cambiar actitudes, acciones y palabras que coartan la Libertad que necesitemos.

Debemos aceptar que el precio es alto, pero tenemos la voluntad de pagarlo por nuestra libertad.

3. La libertad viene por reconocer nuestros defectos a través de la confesión.

La confesión debe ser verbalizada, debe ser explícita primero ante nosotros mismos, luego ante Dios y por último ante los demás.

Quiero anotar que reconocer los defectos ante los demás, se tiene que hacer en el marco de la prudencia y en la intimidad con personas maduras espiritualmente y capacitadas para tal fin.

4. La Libertad viene por salir del círculo vicioso de fracasar y confesar, fracasar y confesar.

Mientras no seamos capaces de salir de los vicios de nuestra vida, y con esto no solo me refiero a las drogas o el alcohol, hablamos también de quienes controlan o manipulan a las personas, los que son adictos a la pornografía, al sexo, arrogantes, entre otros.

Pero antes de pasar a los puntos neurálgicos del camino hacia la Libertad, debo decir que la mayoría de personas se quedan en este punto y no avanzan, es necesario seguir adelante, estar dispuestos a sanar y a romper con el pasado.

“Hermanos, no considero haber llegado ya a la meta, pero esto sí es lo que hago: Me olvido del pasado y me esfuerzo por alcanzar lo que está adelante.
Sigo hacia la meta para ganar el premio que Dios me ofreció cuando me llamó por medio de Jesucristo.”

Filipenses 3:13-14

Texto tomado de la biblia,
La Palabra de Dios para Todos (PDT)
C 2005Centro Mundial de Traducción de la Biblia

Entonces, si se está dispuesto a seguir el camino de la libertad, debemos ver hacia adelante, sin importar el pasado, olvidarse de los prejuicios para que no sean obstáculos.

5. La libertad viene cuando estamos completamente dispuestos a dejar que Dios nos libere.

Este paso consiste en aceptar la libertad de Dios a través de nuestra disposición, y tenemos que levantarnos de la zona de comodidad, dejar de quejarnos por nuestras circunstancias y dejar el alivio temporal por el que estamos pasando.

Muchos alivios temporales tenemos, para unos puede ser drogas, alcohol, refugio en amistades o una relación de noviazgo.

Pagar el precio significa ser honestos del alto costo que tenemos que pagar para acceder a la libertad, la actitud que tomes determina el cambio que sigue a continuación, debemos estar dispuestos a hacer lo que sea por ser verdaderamente libres.

6. La libertad viene cuando confesamos a Dios que somos libres de nuestros defectos.

Debe crearse la disciplina necesaria para:

A. Pedir diariamente que podamos ser libres todos los días, esto implica una oración corta en el caso específico, por ejemplo, para algunos sería: Señor, ayúdame a no robarme los dulces de la taquilla del supermercado mientras pago el mercado para el desayuno.

B. Esforzarse es necesario todos los días para lograr ser libres de los defectos que tenemos, junto a la perseverancia debemos sacar las fuerzas necesarias para vencer la esclavitud a la que estamos sometidos

C. Esperar la natural adversidad que podamos recibir de familiares y amigos que no creerán que eres capaz de salir de tu situación, no te dejes intimidar por lo que haya pasado, mira al frente y sigue adelante.

D. Alégrate en los triunfos y avances que tienes, si te gusta el alcohol y llevas dos días sin tomar, alégrate y da un grito de victoria, un ¡Por fin lo logré! Nunca hace falta..

E. Entrégate diariamente a Dios para que no vuelvas a caer, porque puede ser peor. Levantarse después de la caída es difícil, y cada vez que caigas podría ser más difícil, y es necesario que todos los días te encomiendes a Dios para que esto no pase.

Espero sigan estas recomendaciones, escríbanos para comentarnos sus experiencias, y si le podemos ser ayuda, coméntenos sus casos y los progresos que han tenido en sus vidas, o dificultades que han enfrentado.