Another Year Older

Recientemente comencé una serie denominada “Soy Libre” basada en las palabras de Jesús: “y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.” (Juan 8:32 NTV).

A través del estudio me he dado cuenta que muchas personas no son libres, o no llegan a disfrutar la vida porque viven en un mundo de mentiras.

Mientras que las mentiras destruyen y te esclavizan, la verdad transforma vidas, la verdad te hace libre. La verdad es poderosa.

Que importante es aprender a vivir en libertad, pero muchos no lo entienden y se resisten a cambiar por los paradigmas que han adquirido durante sus vidas.

Nos acostumbramos a los malos hábitos, a las tradiciones, a las palabras que nos dijeron o nos dicen personas de influencia en nuestras vidas.

Estas son algunas mentiras que hemos creído:

"En mi familia siempre se ha hecho así".

"Soy un bueno para nada".

"No puedo cambiar".

"Nunca lo lograrás".

"Soy demasiado joven o viejo para lograrlo".

“Yo no creo que tenga solución".

“Nadie me va a contratar".

"Soy muy feo o fea".

"La culpa es de…"

"Soy muy pobre".

"Los ricos están completos".

"Yo no tengo suerte".

"Nadie me escucha".

“No tengo amigos o amigas”.

“No puedo aprender”.

Esta es una pequeña lista, de seguro faltaron otras mentiras en las cuales nos escondemos para no ser la persona que Dios nos ha llamado a ser.

Para vencer la mentira en la cual has vivido necesitas enfrentarla con la verdad, y la verdad es lo que Dios dice que tú eres.

Por ejemplo, hay personas que dicen “No tengo talentos”, eso es una mentira. La verdad dice que “Eres hechura de Dios creado para buenas obras”, la verdad dice que “Dios ha dado dones a los hombres”.

Tú necesitas apropiarte de la verdad y caminar en ella. La verdad la encuentras en la maravillosa Biblia.

La verdad nos saca de nuestra zona cómoda, por eso nos resistimos y preferimos seguir viviendo en mentiras. La mentira no nos exige cambiar mientras que la verdad nos estremece.

¿Cuáles son las mentiras que te has dicho?
¿Crees realmente que son verdades?
¿Piensas que no puedes abandonarlas?

Si quieres experimentar la verdadera libertad necesitas renunciar a las mentiras con las cuales has crecido. Cuanto más rápido experimentes la libertad, podrás elevarte y alcanzar tus sueños. No puedes alcanzar tus sueños mientras estés viviendo preso o presa de tus mentiras.

¿Seguirás viviendo en las mentiras o abrazarás la verdad?
¿Qué pasos darás esta semana para comenzar a vivir en la verdad?

Hoy es el mejor día para que comiences a hacer tu lista de las mentiras que te has dicho y enfrentarlas con la verdad. Hoy tú puedes comenzar a vivir en la libertad que Cristo que haga.